Trabajando Contra Reloj

Por: Trish Berg

Traducido y adaptado al Español por: Paloma K.

La vida parece constantemente estorbar mi “lista de cosas por hacer”. Lo que quiero hacer y lo que finalmente hago son usualmente dos eventos diametralmente opuestos. Parece que tengo mas ideas que horas en el día y generalmente estoy trabajando contra el reloj.

Comencé mi semana con metas bastante elevadas. El Sábado iba a cortar el césped, cortar las hierbas, ir a la tienda a comprar algunos arbustos para remplazar los arbustos muertos del año pasado. Supongo que hago cosas en el jardín de acuerdo a la supervivencia de mis plantas pero al parecer soy yo la única que sobrevive puesto que mis plantas siguen muriendo!

Pero el sol brillaba el Sábado, así que mejor decidí pasar el día jugando en el patio con los niños.

El Domingo, iba a lavar mis ventanas, barrer el corredor, limpiar los muebles y guardar la ropa de tiempo de frío pero los niños dijeron que querían jugar a esconder huevos de pascua en casa de su abuelita así que el corredor y los muebles tendrían que esperar.

Luego, justo antes de que anocheciera el Domingo, me dí cuenta que el tiempo se me había acabado y me acordé que yo sería la anfitriona de mi club de lectura este mes. Si! Tendría visitas el Lunes en la tarde. Oh no! La casa no estaba lista para recibir visitas!

Había ropa por todos lados en la casa, en todos los colores y todas las formas. Algo de esa ropa estaba limpia, otra sucia. Parte estaba doblada, otra amontonada. Tenía que aspirar la alfombra y las cantidades de migajas de comida en el piso de la cocina podrían haber formado una comida completa! No! no me la voy a comer! No se preocupen.

De hecho, ni siquiera yo estaba lista para recibir visitas. Mis canas se estaban asomando a través del último tinte que me hice, no me había limado o pintado las uñas en semanas. Usar falda? Ni siquiera sabía donde había dejado el rastrillo!

El Lunes en la mañana mi cabeza comenzó a girar! Era hora de poner prioridades! Numero uno: Tomarme una aspirina. Nuero dos: Hacer una lista.  Bueno, pero primero tengo que levantar a los niños, darles de desayunar, bañarlos, vestirlos y enviarlos a la escuela, luego podría hacer esa lista.

Creo que es hora de ser honesta con todos. La verdad no lo tengo todo bajo control – para nada. Y aunque la mayoría de mis familiares y amigos ya lo saben, me he hecho experta en fingir que si y la verdad es extenuante. Quizás simplemente me rendiré y aceptaré que la vida con niños muchas veces no es tan ordenada.

Y aunque no siempre hago todo lo que quiero hacer, si hago todo lo que NECESITO hacer. Como hacer hot dogs con los niños el Sábado en la noche en vez de arrancar las hierba; o jugar en el jardín en vez de plantar nuevos arbustos.

Y aunque sigo trabajando contra el reloj, es un reloj que marca el tiempo en años, no en horas.

En solo ocho cortos años, mi hija Hannah se irá a la Universidad y tendré dos jovenes  en casa que sientan que pasar tiempo con su mamá no es tan “buena onda”. Para entonces, ya no me necesitarán tanto… pero yo, yo los necesitaré más.

Siempre habrá hierbas en mi vida – tareas que roben mi tiempo y ahoguen lo que verdaderamente importa. Pero no siempre tendré a mis niños en mi casa con sus bracitos que quepan perfectamente alrededor de mi cuello para darme abrazos de oso.

tic-tac, Sigo trabajando contra el reloj y supongo que en realidad la vida no es un estorbo para realizar mi “lista de cosas por hacer”, mas bien esa lista es la que se estorba en mi vida.

Si quieres saber mas de la autora, a Trish también le encantaría saber de tí: visita su página de internet www.trishberg.com
Artículo escrito en el 2006

 

————— Notas personales ————-

Orale! Que cierto es esto! Me encantó el artículo y me hizo sentir culpable por muchas veces elegir hacer cosas que en realidad no tienen mucho impacto a largo plazo en vez de hacer aquello que realmente importa! Tener la casa limpia, ordenada, la comida lista, etc… es todo importante, no se trata de que no lo hagamos, pero debemos tener nuestras prioridades claras, a veces están todas al revés. Que triste cuando no hacemos ni lo uno ni lo otro… no creen? Comenta al respecto, que piensas tu? únete al grupo en facebook:

  Mamás Cristianas



Leave a Reply

Your email address will not be published.